Historia del nacimiento de Jesús según Playmoiván

En estas fechas tan señaladas de Navidad y con el belén puesto ocupando media casa, me veo en la obligación de compartir con vosotros un poco de historia con pequeños detalles del mismo.

Estarán centrados únicamente en el portal o pesebre de belén aunque da para bastante como podréis comprobar…

1. La Sagrada Familia

No es nada nuevo, pero hay que hacer una pequeña mención, en todo portal que se precie siempre tienen que aparecer Jesús, María y José ya que ellos son el núcleo del Portal.

2. El Espíritu Santo

No podía faltar a su cita, en este caso aparece representado en su forma tradicional de Paloma sobre el pesebre. Se representa así porque en el propio Evangelio se hace mención en el Bautismo de Jesús: “bajó sobre él el Espíritu Santo en forma corporal, como una paloma” (Lucas 3,22).

Si queréis profundizar en este símbolismo os dejo el siguiente enlace aquí.

3. Los coros celestiales

Otra representación clásica que aparece en los Evangelios, los Ángeles son portadores de la Buena Nueva del Nacimiento de Jesús y así se lo transmiten a los pastores e indican el lugar donde se encuentra el Salvador. En esta ocasión se han representado tocando diferentes instrumentos musicales.

Son muchos los tipos de Ángeles y su función en la historia de la Salvación, podéis profundizar en su lectura aquí.

4. El buey y la mula

Digamos que puede ser considerado un «fake» de la historia. En los Evangelios no aparece ninguna reseña a animales en el Pesebre, y entonces, ¿cómo aparecen el buey y la mula en todos los belenes?

Existen varias teorías, la más normal es pensar en la lógica… normalmente en un pesebre o establo solían tenerse animales y por tanto, no es descabellado pensar en ello. Además, también sería una forma natural de tener calor en el pesebre en la noche fría de Belén.

Por último, partiendo de esta idea, San Francisco de Asís, al que se considera «inventor» o creador del Belén como hoy lo conocemos, en sus representaciones incluyo al buey y la mula dentro del pesebre al hilo de lo que explicaba con anterioridad.

5. La Jofaína

En nuestro belén se encuentra justo detras de la vara de San José, es una profecía que hemos querido incluir, que hace referencia al pasaje del Lavatorio de los Pies (Jn 13, 1-15). Esta cita se produce justo antes de la Pasión de Jesús por lo que lo incluímos como símbolo del destino que va a tener Jesús en la Tierra.

6. El Pan y el vino

Justo detrás de la cabeza de San José aparece un cuenco y un trozo de pan, con esta licencia de nuestro belén, queremos recordar el regalo más grande que hizo Jesús a los hombres: La Eucaristía, el darse así mismo como alimento para el mundo entregándose en la Cruz para nuestra Salvación.

7.  El ratoncillo

Es un toque de humor que aparece justo a la espalda de San José, simplemente quiere recordar la tradición de villancicos tan bonita que tenemos en España.

El villancico en cuestión es «La marimorena» uno de los más famosos y la estrofa a la que hago referencia es:

En el portal de Belén 
han entrado los ratones 
y al bueno de San José 
le han roido los calzones 

8. El perro

Otra licencia que nos hemos tomado. En la época de Jesús y en esa parte del mundo no había perros, pero nosotros lo hemos querido incorporar por el símbolismo que encierra.

Sus principales valores son la fidelidad, la lealtad y siempre estar vigilantes. Por eso, desde la antiguedad se les ha usado en el arte cristiano, incluso en muchas sepulturas famosas aparecen representados perros a los pies del difunto como símbolo de fidelidad y lealtad a Dios durante toda su vida.

Si queréis profundizar en el tema podéis pulsar aquí.

9. El pelícano

Por supuesto, también es una representación simbólica que hemos querido añadir a la derecha del portal de belén. Nuevamente es la representación de un pelícano que tiene sangre sobre el pecho. Es una alegoría de Jesús, ya que el pelícano cuando no tiene nada de alimento que ofrecer a sus crías se abre el pecho con el pico para darles de comer.

De igual manera, Jesús en la Cruz, una vez muerto una lanza traspasa su pecho y al punto salío agua y sangre… reflejo de la eucaristía en la cual los cristianos nos alimentamos del cuerpo y la sangre de Jesús a través del pan y el vino.

Esta tradición del Pelícano, nace con los primeros padres de la Iglesia (San Eusebio y San Agustín) que comparan a este ave con Jesús, si queréis profundizar podéis pulsar aquí.

10. Eva

La última licencia simbólica que hemos incluído en el belén, es una figura de mujer que aparece a la izquierda con una manzana en la mano ofreciéndosela a la Virgen María. No es otra que Eva.

Sí, Eva la de Adán, la del paraíso, la que mordió la manzana al principio de la creación.

En una representación poética del perdón y la misericordia de Dios, en ella, vemos a la Nueva Eva que es María, recibiendo a Eva que está arrepentida y le ofrece el fruto de su pecado la manzana.

Con esta última escena, queremos representar que Dios no se olvidó del hombre en la creación, si no que la perfecciona con la venida al mundo del Salvador. Perdona nuestros pecados y nos ama más que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *